Category Archives: Ambrose Bierce

Los dos loros

Un Autor que había hecho una fortuna escribiendo vulgaridades, tenía un Loro. -¿Por qué no tengo una jaula de oro? -preguntó el ave. Y le respondió su dueño: -Porque tú piensas mejor de lo que repites, como lo demuestra tu pregunta. Y porque no tenemos la misma audiencia. Acerca del autor. Ambrose Gwinett Bierce (Ohio, […]

El secreto de la felicidad

Habiéndose enterado por obra de un ángel, que Noreddin Becar era el hombre más feliz del mundo, el Sultán ordenó que lo trajeran a palacio, y le dijo: -Impárteme, te lo ordeno, el secreto de tu felicidad. -Oh, padre del sol y de la luna -respondió Noreddin Becar-, yo no sabía que era feliz. -Ese […]

La viuda y el soldado

Una Viuda cuyo marido había sido colgado encadenado estaba velando el cadáver la primera noche, y empapada en lágrimas imploraba al Centinela que lo custodiaba, que le permitiera robarlo. -Señora -dijo el Centinela-. No puedo resistir más sus ruegos; su belleza se impone sobre mi sentido del deber. Le entregaré el cuerpo y tomaré su […]

El hijo respetuoso

Un Millonario había ido a un asilo a visitar a su padre, y se encontró allí con un Vecino que se mostró enormemente sorprendido. -¿Qué? -dijo el Vecino-. ¿Usted a veces visita a su padre? -Estoy seguro de que si nuestras situaciones se invirtieran, él me visitaría a mí -respondió el Millonario. El viejo siempre […]

Los dos hijos

Un Hombre tenía Dos Hijos. El mayor era virtuoso y obediente, el más joven perverso y taimado. Cuando el padre estaba por morir, los llamó ante él y dijo: -Sólo tengo dos cosas valiosas: mi rebaño de camellos y mi bendición. ¿Cómo los distribuiré? -Dame tu bendición -dijo el Hijo Más Joven-, porque puede reformarme. […]

Los hermanos de luto

Advirtiendo que estaba por morir, un Anciano convocó a sus dos Hijos junto a su lecho, y expuso la situación. -Hijos míos -les dijo-, ustedes no me ofrecieron muchas señales de respeto durante mi vida, pero darán fe de su pena por mi muerte. Aquel que más tiempo lleve luto en su sombrero en mi […]

El guarda vidas

Una Antigua Doncella, parada en el borde de un muelle, cerca de un Amante Moderno, dejó oír estas palabras: -¡Noble protector! ¡La vida que has salvado te pertenece! Tras repetir esto varias veces en diversas entonaciones, se arrojó al agua, donde murió ahogada. -Soy un noble protector -dijo el Amante Moderno, alejándose pensativo-, la vida […]

El juez y su acusador

Un eminente juez de la Corte Suprema de Gowk fue acusado de haber obtenido su designación fraudulentamente. -Usted disparata -dijo a su Acusador-; tiene poca importancia cómo obtuve mi poder; lo único importante es cómo lo he usado. -Confieso -manifestó el Acusador- que en comparación con la manera ruin en que usted se condujo en […]

El ciudadano honesto

Un Ascenso Político, etiquetado con su precio, recorría el Estado en busca de un comprador. Un día se ofreció a un Hombre Verdaderamente Bueno que, después de examinar la etiqueta y encontrar que el precio era el doble de lo que él estaba dispuesto a pagar, expulsó desdeñosamente al Ascenso Político, de su puerta. Entonces, […]

El perro y el doctor

Un Perro que había visto a un Doctor concurrir al entierro de un paciente adinerado, le dijo: -¿Cuándo vas a desenterrarlo? -¿Por qué habría de desenterrarlo? -preguntó el Doctor. -Cuando yo entierro un hueso -dijo el Perro-, es con la intención de desenterrarlo posteriormente, descarnarlo y sacarle el jugo. -Los huesos que yo entierro -dijo […]