Category Archives: Giovanni Boccaccio

El marido confesor

Hubo, en otra época, en Rímini, un comerciante, muy rico en tierras y en metálico, con mujer bonita y de primaverales años, que se volvió en extremo celoso. ¿Cuál era el motivo? No tenía otro sino que amaba hasta la locura a su mujer, encontrándola perfectamente bonita y bien hecha, y como el anhelo de […]

El hermano limosnero

Según habréis oído decir, Certaldo es una población del valle de Elsa, que depende del Estado de Toscana. Aunque ahora tiene ese pueblo escasa importancia, lo habitaban en otro tiempo gran número de caballeros y de personas acomodadas. Un religioso de San Antonio, llamado hermano Cebolla, y conventual de Florencia, acostumbraba a visitarlo todos los […]

Las oraciones para la salud

Había en la ciudad de Siena un joven, llamado Rinaldo, procedente de una familia muy honrada, bien educado, de agraciado rostro y porte gallardo, el cual se enamoró perdidamente de una recién casada, tan linda como joven. Creía el galán que si conseguía hablarla, no tardaría en obtener lo que deseaba; al efecto, buscó un […]

El cura de Varlungo

En el pueblo de Varlungo, que como sabréis, por oídas o experiencias, dista poco de Florencia, hubo un cura párroco vigoroso y de lo más hábil para servir a las damas. El buen pastor, que apenas sabía leer siquiera, tenía el talento de divertir a sus ovejas todos los domingos, al pie de un olmo, […]

Ghino di Tacco

Ghino di Tacco, famoso por su audacia y sus latrocinios, enemigo de los condes de Santa Fiore, expulsado de Siena, levantó la villa de Radicofani contra la corte de Roma, se estableció en ella y, para sostenerse, mandaba saquear a cuantos pasaban por las cercanías, por los satélites que le eran adictos. Por aquel tiempo […]

Alibech, o la nueva conversa

En otro tiempo, vivía en un pueblo de Berbería un hombre riquísimo que tenía, además de otros hijos, una niña linda, agraciada y dócil como un cordero. Se llamaba Alibech y era la delicia de su familia. No siendo cristiana y oyendo de continuo a los cristianos establecidos en su patria hacer el elogio de […]

El resucitado

Hubo, y aún existe, en Toscana una abadía situada en apartado lugar, como suelen estar esta clase de edificios. El fraile que desempeñaba el cargo de abad llevaba una vida bastante regular, si se exceptúa el artículo mujeril, sin el que no podía pasarse; pero el buen reverendo se las componía tan bien, que sus […]

El marido penitente o el camino del paraíso

He oído decir que, cerca del convento de San Brancasio, vivía, en otro tiempo, un sujeto, bueno y rico, llamado Puccio di Rinieri. Habiendo dado este hombre en la más fanática devoción, se afilió en la Orden de San Francisco, bajo el nombre de hermano Puccio. No teniendo que mantener sino a su mujer y […]

El confesor complaciente sin saberlo

En nuestra plácida ciudad de Florencia, donde, como bien sabéis, la galantería ocupa más elevado lugar que el amor y la fidelidad, vivía, hace ya algunos años, una dama, que la naturaleza había dotado con los más envidiables dones. Ingenio, gracia, hermosura, juventud; cuanto hacer puede adorable a una mujer como la que lo tenía. […]

El castigo esquivado

Existe en el país de Lunigiana, no muy distante del nuestro, un monasterio, cuyos religiosos fueron un tiempo modelo de. devoción y santidad. En la época en que comenzaron a degenerar, vivía entre ellos un joven monje, en el cual vigilias y abstinencias no lograban suprimir el aguijón de la carne. Habiendo salido un día […]