Category Archives: Jack London

Las perlas de Parlay

I El timonel canaca metió el timón a una banda, y el Malahini se deslizó hacia un lado y viró en redondo hasta enderezarse. Sus velas delanteras se aflojaron; los tomadores de rizos repi­quetearon y se produjo un rápido cambio en el aparejo de la bo­tavara. Entonces la embarcación viró por avante y se tumbó […]

Amor a la vida

Tan sólo esto quedará. Han apostado y han vivido. El jugador su parte ganará, aunque el dado de oro se ha perdido. Los dos hombres bajaron por la ribera penosamente, cojean­do, y el que iba delante se tambaleó al cruzar el roquedal. Los dos estaban débiles y extenuados, y sus rostros tenían esa tensa expresión […]

El ingenio de Porportuk

La joven El-Soo se había educado en las misiones. Su madre murió cuando ella era aún muy niña, y sor Alberta la salvó, lle­vándosela un día de verano a la misión de Santa Cruz para con­sagrarla al Señor. El-Soo era una india de pura sangre, pero pronto destacó entre las niñas mestizas y cuarteronas. Las […]

Por el hombre que está en la pista

-¡Échalo de una vez! – Óyeme, Kid. Esto va a resultar demasiado fuerte. La mez­cla del whisky y el alcohol ya es bastante explosiva. Y si además le añades coñac, pimienta y… – ¡Te digo que lo eches! ¿No soy yo el autor de este pon­che? ¡Pues obedece! Dicho esto, Malemute Kid sonrió bondadosamente en […]

La ley de la vida

El viejo Koskoosh escuchaba ávidamente. Aunque no veía desde hacía mucho tiempo, aún tenía el oído muy fino, y el más ligero rumor penetraba hasta la inteligencia, despierta todavía, que se alojaba tras su arrugada frente, pese a que ya no la apli­cara a las cosas del mundo. ¡Ah! Aquélla era Sit-cum-to-ha, que estaba riñendo […]

El pagano

Nos conocimos bajo los efectos de un huracán. Aunque los dos íbamos en la misma goleta, no me fijé en él hasta que la embarcación se había hecho pedazos bajo nuestros pies. Sin duda, le había visto anteriormente con los demás marineros canacos , pero sin prestarle ninguna atención, cosa muy explicable, pues la Petite […]

Un buen bistec

Tom King rebañó el plato con el último trozo de pan para recoger la última partícula de gachas, y masticó aquel bocado final lentamente y con semblante pensativo. Cuando se levantó de la mesa, le embargaba una inconfundible sensación de ham­bre. É1 era el único que había cenado. Los dos niños estaban acostados en la […]

Descrédito

Aquello era el fin. Subienkow había recorrido un largo ca­mino de amargura y horror. Regresaba como una de esas palo­mas mensajeras que vuelven a las capitales europeas, de donde las arrancaron, y ahora, ya en las remotas regiones de Alaska, terminaba el viaje. Estaba sentado en la nieve, con los brazos atados a la espalda, […]

Odisea en el norte

I Los trineos dejaban oír su eterna queja, a la que se mezclaba el chirriar de los arneses y el tintineo de las campanillas de los perros que iban en cabeza. Pero los hombres y los animales, ren­didos de fatiga, guardaban silencio. Una capa de nieve reciente dificultaba la marcha sobre la pista. Estaban ya […]

La hoguera

El día amaneció extraordinariamente gris y frío. El hombre abandonó el camino principal del Yukon y empezó a trepar por la empinada cuesta. En ella había un sendero apenas visible y muy poco frecuentado, que se dirigía al Este a través de una es­pesura de abetos. La pendiente era muy viva. Al terminar de subirla, […]