Efemérides en el comité

El viejo Jack rastreó las brasas con un pedazo de cartón, las juntó y luego las esparció concienzudamente sobre el domo de carbones. Cuando el dombo estuvo bien cubierto su cara quedó en la oscuridad, pero al ponerse a abanicar el fuego una vez más, su sombra ascendió por la pared opuesta y su cara volvió a salir lentamente a la luz. Era una cara vieja, huesuda y con pelos. Los azules ojos húmedos parpadearon ante el fue­go y la boca babeada se abrió varias veces, mascujando me­cánica al cerrarse. Cuando los carbones se volvieron ascuas recostó el cartón a la pared y, suspirando, dijo:
-Mucho mejor así, Mr O’Connor.
Mr O’Connor, joven, de cabellos grises y de cara desfigu­rada por muchos barros y espinillas, acababa de liar un per­fecto cilindro de tabaco, pero al hablarle deshizo su trabajo manual, meditabundo. Luego, volvió a liar su tabaco, medi­tativo, y después de una reflexión momentánea decidió pasarle la lengua al papel.
-¿Dejó dicho Mr Tiemey cuándo regresaría? -pregun­tó en ronco falsete.
-No, no dijo.
Mr O’Connor se puso el cigarrillo en la boca y empezó a buscar en sus bolsillos. Sacó un mazo de tarjetas de cartulina.
-Le traigo un fósforo -dijo el viejo.
-Déjelo, está bien así -dijo Mr O’Connor. Escogió una de las tarjetas y la leyó:

ELECCIONES MUNICIPALES
Real Sala de Cambio
Mr Richad J. TIERNEY, P. L. G.,
solicita respetuosamente el favor de su voto
y su influencia
en las venideras elecciones
en la
Real Sala de Cambio

Mr O’Connor había sido contratado por un enviado de Tierney para hacer campaña en una zona del electorado, pero, como el clima era inclemente y sus botas filtraban, se pasaba gran parte del tiempo sentado junto al fuego en el Comité de Barrio de la calle Wicklow, con Jack, el viejo ujier. Ahí estaban sentados desde que el corto día empezó a oscurecer. Era el 6 de octubre, triste y frío a la intemperie.
Mr O’Connor rasgó una tira de la tarjeta y, encendién­dola, prendió el cigarrillo. Al hacerlo, la llama alumbró una oscura y lustrosa hoja de hiedra que llevaba en la solapa. El
viejo lo miró atentamente y luego, esgrimiendo de nuevo su cartón, comenzó a abanicar el fuego lentamente mientras su acompañante fumaba.
-Pues sí -continuó-, es difícil saber de qué manera criar a los hijos. ¡Quién iba a saber que me iba a salir así! Lo mandé a los Hermanos Cristianos, hice todo lo que pude por él y ahí lo tiene, hecho un borracho. Traté de hacerlo por lo menos gente.
Desganado, dejó el cartón donde estaba.
-Si yo no fuera ya un viejo lo haría cambiar de melodía. Cogía mi bastón y le aporreaba la espalda a todo lo que da… como hacía antes. Su madre, ya sabe, lo tapa por aquí y por allá…
-Es eso lo que echa a perder a los hijos.
-¡Claro que sí! -dijo el viejo-. Y que no dan ni las gracias, todo se vuelve insolencias. Me levanta la voz cada vez que me ve llevarme un trago a la boca. ¿A dónde vamos a parar cuando los hijos les hablan así a los padres?
-¿Cuántos años tiene él?
-Diecinueve -dijo el viejo.
-¿Por qué no le busca un puesto?
-Pero naturalmente. ¿Cree que he hecho otra cosa desde que este borracho dejó la escuela? No te voy a mantener, le digo. Búscate un trabajo. Pero es peor, claro, cuando tiene trabajo: entonces se bebe el sueldo.
Mr O’Connor movió la cabeza, comprensivo, y el viejo se quedó callado mirando a las llamas. Alguien abrió la puerta y llamó:
-¡Hola! ¿Es éste el mitin de los masones?
-¿Quién, quién es? -preguntó el viejo.
-¿Qué hacen ustedes en esa oscuridad? -preguntó una voz.
-¿Eres tú, Hynes? -preguntó Mr O’Connor.
-Sí. ¿Qué hacen ustedes en esa oscuridad? -dijo Mr Hy­nes y avanzó hacia la luz de la lumbre.
Era un joven alto, delgado y con un bigote castaño claro. Inminentes goticas de lluvia le colgaban del ala del sombrero y llevaba el cuello de su abrigo vuelto hacia arriba.
-Bueno, Mat -le dijo a Mr O’Connor-, ¿cómo van las cosas?
Mr O’Connor meneó la cabeza. El viejo dejó el hogar y dando tumbos por el cuarto regresó con dos velas que hundió una tras otra entre las llamas, y luego las llevó a la mesa. Una pieza vacía apareció a la vista y la lumbre perdió sus alegres colores. Las paredes estaban desnudas excepto por una copia de un discurso electoral. En medio del cuarto había una me­sita cargada de papeles.
Mr Hynes se recostó a la repisa y preguntó:
-¿Ya pagó?
-No, todavía -dijo Mr O’Connor-. Quiera Dios que no nos deje enganchados esta noche.
Mr Hynes rió.
-¡Oh, él te va a pagar! No tengas temor -dijo.
-Espero que se apure, si es que habla en serio -dijo Mr O’Connor.
El viejo regresó a su asiento junto al fuego y dijo:
-No lo ha hecho todavía, pero al menos tiene con qué. No como el otro gitano.
-¿Qué otro gitano? -dijo Mr Hynes.
-Colgan -dijo el viejo con desprecio.
-¿Será porque Colgan es obrero que dices eso? ¿Qué diferencia hay entre un albañil honesto y un tabernero, eh? ¿No tiene el trabajador derecho de estar en la Corporación como todo el mundo…? Pues sí, ¿y más derecho todavía que esos halalevas que están siempre sombrero en mano ante cualquier tipo de esos con un ganchito en el nombre? ¿No es así, Mat? -dijo Mr Hynes dirigiéndose a Mr O’Connor.
-Creo que tienes razón -dijo Mr O’Connor-. Uno es un hombre honesto sin nada de nalgas mojadas. Sube a repre­sentar a la clase obrera. Este tipo para quien trabajamos nada más que quiere coger este puesto o el otro.
-Por supuesto la clase obrera debe ser representada -dijo el viejo.
-El trabajador -dijo Mr Hynes- recibe las patadas, no las pesetas. Pero es la clase obrera la que produce. El obrero no anda buscando sinecuras para sus hijos y sobrinos y pri­mos. Los obreros nunca arrastrarían el honor de Dublín por el fango para complacer a un monarca alemán.
-¿Cómo dices? -dijo el viejo.
-Ah, ¿pero tú no sabes que quieren dar un discurso de bienvenida a Eduardo Rex cuando venga el año que viene? ¿Por qué le vamos a hacer genuflexiones a un rey extranje­ro, a ver?
-Nuestro candidato no votará por ese discurso -dijo Mr O’Connor-. El va en la boleta nacionalista.
-¿Ah, no? -dijo Mr Hynes-. Espera y verás si lo hace o no lo hace. Lo conozco de lo más bien. Le dicen Dicky Trampas Tierney.
-¡Caramba, tal vez tengas tú razón, Joe! -dijo Mr O’Con­nor-. De todas maneras, me gustaría verlo entrar acompaña­do por la divina pastora.
Los tres hombres se quedaron callados. El viejo empezó a recoger más brasas. Mr Hynes se quitó el sombrero, lo sacudió y luego bajó el cuello al abrigo, mostrando al hacerlo una hoja de hiedra en su solapa.
-Si este hombre estuviera vivo -dijo, señalando a la hiedra-, no tendríamos que estar hablando de discursos de bienvenida.
-Eso es verdad -dijo Mr O’Connor.
-Concho, ¡qué tiempos aquellos, Dios mío! -dijo el vie­jo-. Se palpaba la vida entonces.
El cuarto quedó en silencio de nuevo. En ese momento un ágil hombrecito de nariz mocosa y orejas heladas empujó la puerta. Fue al fuego, rápido, frotándose las manos como si tratara de sacarles chispas.
-Nada de dinero, caballeros -dijo.
-Siéntese aquí, Mr Henchy -dijo el viejo, ofreciéndole su silla.
-Oh, ni te muevas, Jack, ni te muevas -dijo Mr Henchy. Saludó, cortés, a Mr Hynes y se sentó en la silla que dejó vacante el viejo.
-¿Te ocupaste de la calle Aungier? -preguntó a Mister O’Connor.
-Sí -dijo O’Connor, comenzando a buscar la lista en sus bolsillos.
-¿Visitaste a Grimes? -También.
-Y qué, ¿dónde se pone?
-No promete nada. Me dijo: No pienso decirle a nadie por quién voy a votar. Pero me parece que va a caer del lado de acá.
-¿Cómo así?
-Me preguntó que quiénes serían los candidatos; y yo le dije, le mencioné, al padre Burke. Creo que va a dar resultado. Mr Henchy comenzó a moquear y a frotarse las manos sobre el fuego a toda velocidad. Luego, dijo:
-Por el amor de Dios, Jack, tráenos un poco de carbón. Tiene que quedar un fondo.
El viejo salió del cuarto.
-No anda bien la cosa -dijo Mr Henchy, moviendo la cabeza-. Le pregunté a ese limpiabotas pero lo que dijo es: Oh, pero vamos, Mr Henchy, cuando el carro eche a andar no los voy a olvidar, delo por seguro. ¡Mezquino gitano! ´On­cho, ¿cómo iba a ser de otro modo?
-¿Qué te dije, Mat? -dijo Mr Hynes-. Dicky Trampas Tierney.
-Oh, ése más tramposo que nadie -dijo Mr Henchy-. No tiene esos ojitos de maula por gusto. ¡Maldita sea su alma! ¿No le saldría mejor pagamos que venir con su: Oh, pero va­mos, Mr Henchy, debo hablar con Mr Fanning… He gastado ya mucho dinero? ¡Limpiabotas estreñido! Supongo que ya se le olvidaron los tiempos en que su padre tenía su tienda de apéameunos en Mary’s Lane.
-¿Es cierto eso? -preguntó Mr O’Connor.
-¡Que si es cierto! -dijo Mr Henchy-. ¿Nunca lo oyeron decir? Los parroquianos solían ir los domingos tem­prano, antes de que abrieran los pubs, a comprarse pantalones y chalecos… ¡moya! Pero el viejo de Dicky Trampas siempre tenía su botellita de trampa en un rincón. ¿Uno ahora? Así como así. Y fue ahí donde él viera la luz.
El viejo regresó con unos cuantos carbones que puso al fuego aquí y allá.
-Preciosa bienvenida -dijo Mr O’Connor-. ¿Cómo es­pera que trabajemos por él si no se pone para su número?
-No hay nada que hacer -dijo Mr Henchy-. Espero encontrarme las autoridades competentes con una orden de desahucio cuando vuelva a casa, apostadas a la entrada.
Mr Hynes se rió y, saliendo de entre las repisas de la chi­menea con la ayuda de sus hombros, se dispuso a marcharse.
-Todo irá mejor cuando venga Eduardito el reyecito -dijo-. Bueno, caballeros, me marcho por ahora. Los veo luego. Adiosito.
Salió del cuarto lentamente. Ni Mr Henchy ni el viejo di­jeron nada, pero, justo cuando se cerraba la puerta, Mr O’Con­nor, que se quedó mirando al fuego cabizbajo, gritó de pronto: -¡´diós, Joe!
Mr Henchy esperó unos minutos y luego movió la cabeza en dirección a la puerta.
-Díganme -dijo desde el otro lado del fuego-, ¿qué trajo al amigo acá? ¿Qué quiere ahora?
-¡’Oncho el pobre Joe! -dijo O’Connor arrojando el ci­garillo al fuego-. Está tan necesitado como el resto de nos­otros.
Mr Henchy esgarró con fuerza y escupió tan copiosamente que casi apagó el fuego.
Este, en respuesta, respondió silbando.
-Para darle, en toda confianza, mi opinión personal y franca -dijo-, creo que éste está con el otro bando. Para mí que es un espía de Colgan. ¿Por qué no te das una vuelta por allá y averiguas cómo andan? De ti no sospecharán. ¿Se dan cuenta?
-Nah, el pobre Joe es un tipo decente -dijo Mr O’Con­nor.
-Su padre era hombre decente y respetable -admitió Mr Henchy-. ¡El pobre Larry Hynes! Mucho bien que hizo en su día. Pero me temo muy mucho que nuestro amigo no es de ley. Comprendo que alguien ande corto, pero lo que no comprendo es un sablista profesional, ¡maldita sea! ¿Es que no queda ya una pizca de decencia en el mundo?
-Yo no le doy precisamente una bienvenida calurosa cuando viene -dijo el viejo-. ¡Que trabaje para la otra gente en vez de andar espiando por acá!
-Yo no sé -dijo Mr O’Connor, dubitativo, mientras sa­caba tabaco y papel de liar-. Me parece que Joe Hynes es de ley. Es listo, también, con la pluma. ¿No recuerdan aquello que escribió…?
-Muchos de esos fenianos a mi parecer se pasan de lis­tos -dijo Mr Henchy-. ¿Quiere conocer mi opinión personal y franca sobre muchos de estos payasos? Creo que la mitad de ellos están a sueldo de la Corona.
-¿Cómo saberlo? -dijo el viejo.
-Oh, pero yo lo sé de buena tinta -dijo Mr Henchy-. Son turiferarios de la Corona… No digo que Hynes… No, diantres, ése está unas pulgadas por encima de todo eso… Pero hay cierto noblecito bizco… ¿saben al patriota que me refiero?
Mr O’Connor asintió.
-Ahí tienen a un descendiente directo de Judas si quie­ren uno. ¡Qué vida la del patriota! Ahí tienen a un tipo capaz de vender su país por tres peniques, sí, señor, y capaz al mismo tiempo de hincarse de rodillas y dar gracias a Dios Todopo­deroso por tener un país que vender.
Llamaron a la puerta.
-Entre -dijo Mr Henchy.
Un personaje que parecía un clérigo pobre -o un actor pobre- apareció en la puerta. Con sus ropas negras ceñida­mente abotonadas al corto cuerpo era imposible decir si lle­vaba gollete o cuello laico, porque las solapas de su desaliñado saco -cuyos botones raídos reflejaban la luz de las velas­estaban vueltas alrededor del pescuezo. Llevaba un sombrero hongo de fieltro negro.
Su cara, brillosa por el agua, tenía la apariencia de un queso lechoso, salvo donde dos manchones rosados indicaban los pómulos. Abrió su enorme boca de pronto para expresar decepción y al mismo tiempo agrandó sus ojos azules para in­dicar placer por la sorpresa.
-¡Ah, padre Keon! -dijo Mr Henchy, dejando su silla de un salto-. ¿Es usted? ¡Pase, pase!
-¡Oh, no, no-no! -dijo el padre Keon rápido, fruncien­do sus labios como si se dirigiera a un niño.
-¿No quiere pasar y sentarse?
-¡No, no, no! -dijo el padre Keon, a la vez indulgente y discreto, hablando con voz velada-. ¡No quiero molestar! Ando buscando a Mr Fanning.
-Anda por el Aguila Negra -dijo Mr Henchy-. Pero, ¿no quiere usted entrar y sentarse un minuto?
-No, no, gracias. Era por un asuntico de negocios -dijo el padre Keon-. Gracias, de veras…
Se retiró de la puerta y Mr Henchy, tomando una de las velas, fue hacia allá a alumbrarle las escaleras.
-¡Oh, no se moleste, se lo ruego!
-No, es que la escalera está tan oscura.
-No, no, si puedo ver… De veras, gracias.
-¿Está bien así?
-Está bien, sí… gracias… Gracias.
Mr Henchy regresó con la vela y la dejó en la mesa. De nuevo se sentó al fuego. Se hizo el silencio por unos minutos.
-Dime, John -dijo Mr O’Connor, encendiendo su ci­garrillo con otra cartulina.
-¿Ajá?
-¿Qué es lo que es este tipo exactamente? -Pregúntame una más fácil -dijo Mr Henchy.
-El y Fanning parecen ser uña y carne. A menudo están juntos en Kavanagh. ¿Es cura o qué?
-Ajá… sí, creo… Me parece que es lo que se conoce como oveja negra. ¡Gracias a Dios que no tenemos muchas como esas! Aunque sí unas cuantas… Es una suerte de hom­bre sin suerte…
-¿Y cómo se las arregla? -preguntó Mr O’Connor.
-Ese es otro misterio.
-¿Pertenece a alguna capilla, iglesia o institución?
-No -dijo Mr Henchy-, creo que viaja por su cuen­ta… Que Dios me perdone -añadió-, pero creí que era nuestra docena de negras.
-¿Habrá por casualidad algo que tomar? -preguntó Mr O’Connor.
-Yo también me he quedado seco -dijo el viejo. -Tres veces le pedí a ese pichón de limpiabotas -dijo Mr Henchy-, si iba a mandamos a subir una docena de negras aquí o no. Se lo iba a volver a pedir ahorita, pero es­taba recostado al mostrador en mangas de camisa en sesuda reunión con el concejal Cowley.
-¿Y por qué no se lo recordaste? -dijo Mr O’Connor.
-Bueno, no iba yo a acercarme cuando hablaba al conce­jal Cowley. Esperé hasta que nos cruzamos las miradas y le dije: Acerca de ese asuntico de que le hablé… Será resuel­to, Mr H, me dijo. ¡Por Yerra, que ese mequetrefe se olvidó por completo!
-Ahí se estaba cocinando algo -dijo Mr O’Connor, me­ditativo-. Los vi a los tres ayer en su asunto en la esquina de Suffolk Street.
-Me parece que sé lo que se traen -dijo Mr Henchy-. Hay que quedarle debiendo plata a los ediles si quieres llegar a Lord Alcalde. Es así como te hacen Lord Alcalde. ¡Dios! Estoy pensando en serio en hacerme mayor citadino yo tam­bién. ¿Qué les parece? ¿Serviría yo para el cargo?
Mr O’Connor se río.
-Si se trata de deberle dinero a alguien…
-Salir en coche de Mansion House -dijo Mr Henchy-, empavesado, con Jack aquí de pie detrás de mí con su peluca empolvada, ¿eh?
-Nómbrame tu secretario particular, John.
-Sí, y nombraré al padre Keon mi capellán particular. Tendremos una fiestecita familiar.
-A fe mía, Mr Henchy -dijo el viejo-, usted tendría más estilo que muchos de ellos. Hablaba yo con el viejo Kee­gan, el portero del ayuntamiento. ¿Y qué tal el nuevo jefe, Pa?, le dije. ¿No hay mucho movimiento ahora?, le dije. ¡Movimien­to!, me dijo. ¡Ese es capaz de vivir del aire que da un abanico! ¿Y saben lo que me dijo? Por lo más sagrado que me negué a creerlo.
-¿Qué? -dijeron Mr Henchy y Mr O’Connor.
-Me dijo: ¿Qué pensarías tú de un Lord Alcalde de Du­blín que manda a buscar una libra de costillas para el almuerzo? La gran vida; ¿no?, me dijo. ¡Vaya, vaya!, le dije yo. Una libra de costillas, me dijo él. Hacer venir una libra de costillas a Mansion House. ¡Vaya!, díjele yo, ¿con qué clase de gentuza tendremos que convivir ahora?
En ese punto llamaron a la puerta y un muchacho metió la cabeza.
-¿Qué es lo que es? -dijo el viejo.
-Del Aguila Negra -dijo el muchacho, entrando y de­jando una cesta sobre el piso con un ruido de botellas.
El viejo ayudó al muchacho a trasladar las botellas de la cesta a la mesa y contó el botín. Cuando terminó, el muchacho se echó la cesta al brazo y preguntó:
-¿Y las botellas?
-¿Qué botellas? -dijo el viejo.
-¿Es que no van a dejarnos beberlas antes? -dijo Mr. Henchy.
-Me dijeron que reclamara las botellas.
-Vuelve mañana -dijo el viejo.
-¡Oye, chico! –dijo Mr Henchy-, ¿querrías ir corrien­do a casa de O’Farrell a pedirle que nos preste un tirabuzón? Di que de parte de Mr Henchy. Dile que se lo devolvemos al minuto. Deja aquí la cesta.
El muchacho salió y Mr Henchy comenzó a frotarse las manos alegremente, diciendo:
-¡Ah, bueno, no es tan malo el tipo después de todo! Por lo menos tiene palabra.
-No hay vasos -dijo el viejo.
-No te preocupes por eso, Jack -dijo Mr Henchy-, que mejores gentes que tú han bebido a pico antes.
-De todas formas, es mejor que nada -dijo Mr O’Con­nor.
-No es mala gente -dijo Mr Henchy-. Lo que ocurre es que Fanning lo tiene cogido. Para que vean, él tiene buenas intenciones a su manera.
El muchacho regresó con el sacacorchos. El viejo abrió tres botellas y le devolvía el sacacorchos cuando Mr Henchy le preguntó al muchacho:
-Chico, ¿quieres un trago?
-Si le parece bien, señor -dijo el muchacho.
El viejo abrió otra botella a regañadientes y se la dio al muchacho.
-¿Qué edad tienes? -le preguntó.
-Diecisiete -dijo el muchacho.
Como el viejo no dijo nada más, el muchacho cogió la botella y dijo: Con mis mejores respetos, señor. A la salud de Mr Henchy, bebió el contenido, puso la botella en la mesa y se secó la boca con la manga. Luego, recogió el sacacorchos y salió de lado, murmurando una especie de despedida.
-Así se empieza -dijo el viejo.
-No hay peor cuña -dijo Mr Henchy.
El viejo repartió las botellas que había abierto y los hom­bres bebieron de ellas, simultáneos. Después de beberlas, cada uno colocó su botella en la repisa al alcance de la mano y to­dos soltaron suspiros satisfechos.
-Bueno, tuve un buen día de trabajo hoy -dijo Mr Hen­chy, después de una pausa.
-¿Es cierto, John?
-Pues sí. Le conseguimos, Crofton y yo, uno o dos de segurete en Dawson Street. Que quede entre nosotros, natu­ralmente, pero Crofton (un tipo decente, claro) no vale un pe­nique como sargento político. No sabe hablar a la gente. Se para y se pone a mirar mientras yo soy el que da la perorata. Aquí entraron dos personas. Una de ellas era un hombre muy gordo, cuyas ropas de sarga azul parecían correr peligro de caer de su encorvada figura. Tenía una cara grande, pare­cida a la jeta de un buey joven en su expresión, fijos ojos azules y un bigote canoso. El otro hombre era mucho más joven y más frágil, tenía una cara flaca, bien afeitada. Llevaba un doble cuello muy alto y un bombín de alas anchas.
-¡Hola, Crofton! -dijo Mr Henchy al gordo-. Hablan­do del rey de Roma…
-¿De dónde viene esa bebida? -preguntó el joven-. ¿Parió la vaca?
-¡Oh, sí, claro, Lyons ve primero el trago! -dijo Mister O’Connor, riendo.
-¿Así sargentean ustedes, gente? -dijo Mr Lyons-. Y Crofton y yo a la intemperie buscando votos…
-Maldita sea tu alma, hombre -dijo Mr Henchy-, ¡que yo consigo más votos en cinco minutos que ustedes dos en una semana!
-Abre dos botellas, Jack -dijo Mr O’Connor.
-¿Cómo? -dijo el viejo-. ¿Sin tirabuzón?
-Esperen, esperen -dijo Mr Henchy levantándose rá­pidamente-. ¿Han visto ustedes este truco antes?
Tomó dos botellas de la mesa y, llevándolas al fuego, las puso en el antehogar. Luego se sentó de nuevo al fuego y bebió otro trago de su botella. Mr Lyons se sentó al borde de la mesa, empujó su sombrero hacia atrás y comenzó a mover las piernas.
-¿Cuál es mi botella? -preguntó.
-Esta, joven -dijo Mr Henchy.
Mr Crofton se sentó sobre una caja a mirar fijamente la otra botella en el repecho. Se mantenía callado por dos razo­nes. La primera era que no tenía nada que decir; la segunda que consideraba a su compañía inferior. Había sido sargento político de Wilkins, el conservador, pero cuando los conserva­dores retiraron su candidato, y, escogiendo el mal menor, die­ron su apoyo al candidato nacionalista, lo contrataron para trabajar por Tierney.
En unos minutos se oyó un apologético ¡pok! del corcho que salía disparado de la botella de Mr Lyons, quien saltó de la mesa, fue hasta el fuego, cogió su botella y volvió de nue­vo a la mesa.
-Les estaba contando, Crofton -dijo Mr Henchy-, que conseguimos unos cuantos buenos votos hoy.
-¿A quiénes consiguieron? -preguntó Mr Lyons.
-Bueno, en primer lugar a Parkes y a Atkinson en se­gundo lugar, y conseguí a Ward, el de Dawson Street. Buena gente: ¡viejo votante conservador, viejo afiliado! ¿Pero, no es el candidato de ustedes un nacionalista?, me dijo. Es un hom­bre respetable, le dije. Un hombre, le dije yo, que está en favor de todo lo que beneficie al país. Es un gran contribuyente, le dije yo. Posee extensas propiedades en la ciudad y tres nego­cios, ¿no cree usted que le conviene mantener bajos los im­puestos municipales? Es un ciudadano prominente, respetado, le dije yo, de los Guardianes de las Leyes del Pobre y no per­tenece a ningún partido, bueno, malo o regular. Así es como hay que hablarle a esta gente.
-¿Y qué hubo del discurso de bienvenida al Rey? -dijo Mr Lyons, después de beber y chasquear los labios.
-Oye lo que te voy a decir -dijo Mr Henchy-. Lo que queremos nosotros en este país, como le dije al viejo Ward, es capitales. La visita del Rey aquí significaría una tremenda in­fusión de dinero para el país. Los ciudadanos de Dublín saldrán beneficiados. Mira a todas esas fábricas de los muelles cómo están, paradas. Piensen en todo el dinero que habría en este país si pusiéramos a funcionar las viejas industrias, los telares, los astilleros y las fábricas. Son inversiones lo que necesitamos.
-Pero mira, John -dijo Mr O’Connor-. ¿Por qué va­mos a tener que darle la bienvenida al Rey de Inglaterra? ¿No fue el mismo Parnell quien…?
-Parnell -dijo Mr Henchy- está muerto. Ahora bien, yo lo veo así. Aquí tienen ustedes a este muchacho que llega al trono después que su madre lo dejó esperando hasta que le salieron canas. Es un hombre de mundo y quiere hacerlo bien, en favor nuestro. Es un tipo que está muy bien, que es de­cente, si alguien me pregunta, y que va directo al grano. Se dijo a sí mismo: La vieja nunca fue a ver a estos locos irlan­deses. Y por Cristo, que iré yo mismo a ver cómo son. ¿Y va­mos nosotros a insultar a este hombre cuando viene aquí en visita amistosa? ¿Eh? ¿No es así, Crofton?
Mr Crofton asintió.
-Pero después de todo -dijo Mr Lyons, argumentati­vo-, la vida del Rey Eduardo, como saben, no es precisamente…
-Lo pasado al pasado -dijo Mr Henchy-. Yo perso­nalmente admiro a este hombre. Es una persona corriente como tú y como yo. Le gusta su vaso de grog y es un poco libertino y un buen deportista. ¡Diantres! ¿Es que los irlande­ses no sabemos ser justos?
-Todo eso está muy bien -dijo Mr Lyons-. Pero mira el caso de Pamell.
-Por el amor de Dios -dijo Mr Henchy-, ¿dónde está la analogía entre ambos casos?
-Lo que yo quiero decir -dijo Mr Lyons- es que nos­otros tenemos ideales. ¿Por qué tenemos que darle la bienve­nida a un hombre así? ¿Puedes creer ahora que después que Parnell hizo lo que hizo estaba capacitado para dirigimos? Entonces, ¿por qué tenemos que celebrar a Eduardo Séptimo?
-Es el aniversario de Pamell -dijo Mr O’Connor-, y no nos pongamos a hacemos mala sangre. Todos lo respetamos ahora que está muerto y enterrado, hasta los conservadores -añadió, volviéndose a Mr Crofton.
¡Pok! El demorado corcho saltó fuera de la botella de Mr Crofton. Mr Crofton se levantó de su caja y fue hasta el fuego. Cuando regresó con su presa dijo con voz de bajo:
-Nuestra ala del cabildo lo respeta porque fue un ca­ballero.
-¡Tienes toda la razón, Crofton! -dijo Mr Henchy con fiereza-. Era el único que podía poner orden en esta olla de grillos. ¡Abajo, perros! ¡Tranquilos ustedes, satos! Así es como los trataba. ¡Entra, Joe! ¡Entra! -llamó al atisbar a Mr Hynes en la puerta.
Mr Hynes entró despacio.
-Abre otra botella, Jack -dijo Mr Henchy-. ¡Oh, me olvidé de que no hay sacacorchos! ¡Mira, dame acá una que te la pongo a la candela!
El viejo le alargó otra botella y él la colocó sobre el an­tehogar.
-Siéntate, Joe -dijo Mr O’Connor-, que estamos ha­blando del Jefe.
-¡Sí, sí! -dijo Mr Henchy.
Mr Hynes se sentó en el borde de la mesa cerca de Mr Lyons, pero no dijo una palabra.
-Aquí tienen a uno que, por lo menos -dijo Mr Hen­chy- no renegó de él. ¡Por Dios que sí, Joe, que eso sí se puede decir de ti! ¡Por el cielo que le fuiste fiel como un solo hombre!
-¡Ah, Joe! dijo Mr O’Connor de repente-. Dinos esa cosa que escribiste, ¿te acuerdas? ¿La traes arriba?
-¡Oh, sí, sí! -dijo Mr Henchy-. Recítalo. ¿Has oído esto alguna vez, Crofton? Oyelo ahora, que es estupendo.
-¡Vamos! -dijo Mr O’Connor-. ¡Lárgalo, Joe!
De momento, Mr Hynes no pareció recordar la pieza a que se referían, pero después de una breve reflexión, dijo:
-Oh, eso es cosa… ¡Por supuesto, eso es ropa vieja para este tiempo!
-¡Sácala para afuera, hombre! -dijo Mr O’Connor.
– Siss,sss –dijo Mr Henchy-. ¡Arriba Joe!
Mr Hynes dudó un tanto más. Luego, en medio del silencio, se quitó el sombrero, lo dejó en la mesa y se puso de pie. Parecía estar ensayando la pieza en la mente. Después de una pausa larga: anunció:

LA MUERTE DE PARNELL
6 de Octubre de 1891
Se aclaró la voz una o dos veces y luego comenzó a re­citar:

Ha muerto. Nuestro rey sin corona
Ha muerto. ¡Oh, Erín, sufre y llora!
Padece porque aquí yace difunto
Al que difamó este hipócrita mundo.

Yace muerto por los cobardes perros
Que a la gloria elevara del cieno,
Y las ansias de Erín y sus anhelos
Perecieron con él bajo su cielo.

En los palacios, casas o cabañas:
Doquiera está, el corazón de Irlanda
Aparece sumido en duelo.
Se ha ido Aquel que forjaría nuestro destino.

Habría dado a ésta su Erín la fama,
Su bandera verde al viento soberana,
Y a sus bardos, guerreros y estadistas,
Del mundo todo cantarían los artistas.

Soñó (¡ay, sí: fue todo sólo sueño!)
Con la libertad, pero mientras luchaba
Por coger ese ídolo con sus dedos,
La traición de un solo golpe lo acababa.

Desprecia a las cobardes, viles manos
Que ahogaron al Señor o con un beso
Lo entregaron a una turba de malos
Sacerdotes: no eran sus amigos, esos.

¡Que la vergüenza eterna depararan
Los cielos a aquellos que trataran
De envilecer y manchar el nombre
del que fue entre los hombres, hombre!

Cayó como caen los todopoderosos:
Noblemente inmaculado hasta el fin.
Ahora la muerte lo reúne gozoso
Con los héroes del pasado de Erín.

¡Ni un ruido de lucha turbe ahora su sueño!
Descansa en paz: ningún humano empeño
O alta ambición que espolee su memoria
Para alcanzar las cumbres de la gloria.

Lo rebajaron: se salieron con la suya
Pero, oye, Erín -o mejor, sí: escucha:­-
Su espíritu se alzará de entre las llamas
Como el Fénix, como esa aurora soberana

Que alumbrará el día que nos devuelva
El imperio de la libertad. Que vuelva
Ese día y Erín elevará su copa por aquel
Que es de nos dolor y alegría: ¡Parnell!

Mr Hynes se sentó de nuevo sobre la mesa. Cuando ter­minó de recitar hubo un silencio y luego un estallido de aplau­sos: hasta Mr Lyons aplaudió. Los aplausos continuaron por corto tiempo. Cuando terminaron, los espectadores bebieron todos de sus botellas en silencio.
¡Pok! El corcho salió volando de la botella de Mr Hynes, pero Mr Hynes permaneció en la mesa, la cara enrojecida y la cabeza desnuda. No parecía que hubiera oído aquella in­vitación.
-¡Bravo, Joe, hombre! -dijo Mr O’Connor, sacando pa­pel de liar y su tabaco para ocultar mejor su emoción.
-¿Qué te ha parecido eso, Crofton? -gritó Mr Henchy-. ¿Es bueno o no es bueno?
Mr Crofton dijo que era una fina pieza literaria.

Sobre el autor.
James Joyce (Dublín, 2 de febrero de 1882 – Zúrich, 13 de enero de 1941) fue un escritor irlandés, reconocido mundialmente como uno de los más importantes e influyentes del siglo XX.