La cazadora de mariposas

Hace muchísimos años, vivía en los alrededores de Buenos Aires, una
familia acaudalada poseedora, entre otras fincas hermosas: de un jardín
que parecía de ensueño.
En él había macizos de cándidas violetas, escondidas entre sus redondas
hojas; olorosos jazmines blancos; rojos claveles, como gotas de sangre;
altaneras rosas de diversos colores, pálidas orquídeas de imponderable
valía; grandes crisantemos y moradas dalias que recordaban a países
remotos y pintorescos.
Es natural que, al abrirse tantas flores de múltiples coloridos y perfumes,
existiera también la corte de insectos que siempre las atacan, para
alimentarse con sus néctares o simplemente para revolotear entre sus
pétalos.
De día, el jardín era visitado por miles de bichitos de variadas especies,
entre los que sobresalían las mariposas de maravillosas alas azules,
blancas y doradas.
Pero estos hermosos lepidópteros tenían un gran enemigo que los
perseguía sin tregua y con verdadera saña y sin ninguna finalidad
práctica.
Este enemigo era la hija del dueño de casa, llamada Azucena, como cierta
flor, pero menos pura que ésta, ya que no se conmovía ante la belleza y la
fragilidad de las pobrecitas mariposas, y con su red, en forma de manga,
las cazaba para después pincharlas sin piedad con alfileres y colocarlas en
sendos tableros, donde las coleccionaba, por el sólo placer de mostrar a
sus amistades el curioso y cruel museo.
Cierta noche, después de una fructífera caza, Azucena soñó con el Hada
del Jardín. Esta era una mujer blanca, como los pétalos de las calas, de
cabello dorado como la espuela de caballero y de ojos celestes como los
pequeñas hojas de las dalias. Vestía un manto soberbio de piel de
chinchilla, adornado con flores de lis hechas de láminas de oro, y su mano
derecha sostenía una vara de nardo en flor, que derramaba sobre el jardín
una pálida luz como la reflejada por la luna.
Su corte era numerosa, y tras el hada, en disciplinadas filas, llegaban toda
clase de insectos, abejas, escarabajos, grillos, mariposas, avispas, cigarras,
hormigas y miles de otras especies, que en perfecto orden, caminaban a
paso de marcha, portadoras de armas de los más variados tipos.
El hada se acercó a la cama de la cruel niña y luego de tocarla con la
olorosa vara de nardo, le dijo con su voz suave como la brisa del jardín:
– ¡Azucena! ¡Tú eres una niña educada y de buen corazón! ¡Tus crueldades
para con algunos hermosos habitantes de mis canteros, son producto de
tu inconsciencia! ¡Todos los animalitos de mis dominios son buenos e
inofensivos y llegan hasta mis flores para alimentarse y embellecer mi
reino! ¡No les hagas daño! ¡Tú eres una enemiga despiadada de mis
mariposas! ¡Las persigues y las matas entre los más atroces suplicios!
¿Qué te han hecho ellas? ¡Nada! ¡Su único pecado consiste en ser bellas y
tener alas de divinos colores! ¡Piensa que son hijas de Dios, como tú y
como todo lo creado, y desde mañana debes dejar de perseguirlas y ser
amiga de todo lo que existe en mi hermoso jardín!
– Hada divina -respondió la niña.- ¡Tus mariposas son tan bellas que yo
deseo coleccionarlas para enseñárselas a mis amigas!
– ¡Tú eres también bella! -le respondió el hada,- pero no te gustaría que,
por serlo, alguien te hiciera sufrir y te matara pinchándote en la pared.
– ¡Oh, no! -contestó la niña asustada.
– ¡Pues bien! ¡Lo que no quieres para ti, no lo hagas a los demás y seguirás
tu vida feliz y contenta, querida por todos y bendecida por los inofensivos
animalitos de mis dominios!
La pequeña Azucena prometió enmendarse, jurando no perseguir más a
las multicolores mariposas, pero a la mañana siguiente, en presencia del
follaje que le brindaba mil placeres, olvidó las palabras del hada y
prosiguió su incansable persecución de tan encantadores lepidópteros.
La noche siguiente soñó algo que la llenó de miedo.
Estaba en presencia de un tribunal de insectos, en medio de un macizo de
violetas, presidido por el hada que dominaba el cuadro, sentada sobre un
sillón de oro, adornado con varas de nardo y tapizado con pétalos de rosa.
El acusador era el grillo, que agitaba sus élitros como un loco, señalando
al aterrorizado reo.
– Esta mala niña -decía el grillito,- no ha hecho caso de los ruegos de
nuestra hada. Desde hace mucho tiempo persigue a nuestras amigas las
mariposas, que embellecen el jardín con sus maravillosas alas
multicolores. Sin piedad, llevando en sus crueles manos una gran red para
cazarlas, las mata entre los más atroces suplicios que, si se cometieran
entre los humanos, levantarían un clamor por el crimen y la alevosía. El
reo tiene en su contra el haber sido perjuro.
Un griterío ensordecedor apagó la vibrante voz del grillo.
Éste continuó:
– ¡El reo, he dicho, es perjuro, ya que ha cometido la enorme falta de
engañar a nuestra reina, la hermosa y buena Hada del Jardín!
– ¡La muerte! ¡La muerte! -aullaban los insectos.
El hada levantó su vara de nardo e impuso silencio.
– ¡Debe de pagar sus culpas, con la peor de las penas -terminó el acalorado
acusador,- y por lo tanto, solicito del tribunal que me escucha, la de
muerte, para la niño mala y cruel!
Las últimas palabras del grillo, produjeron un verdadero alboroto y todos
los animalitos gritaban en sus variadas voces, solicitando un ejemplar
castigo, ante el terror de Azucena que contemplaba todo aquello, atada a
un árbol y vigilada por cien abejas de puntiagudos aguijones.
Una vez hecha la calma, se levantó el defensor, un escarabajo cachaciento
y grave que comenzó diciendo:
– Respetable tribunal. ¡Francamente no sé qué palabras emplear para
defender a tan temible monstruo que asola nuestro querido país! ¡Su
majestad, nuestra hada, me ha designado para que defienda a esta niña
mala y no encuentro base sólida para iniciar mi defensa! ¡Sólo sé decirles,
que esta criatura, como ser humano de pocos años, quizá no tenga aún el
cerebro maduro para reflexionar en los graves daños que comete y persiga
a nuestras mariposas con la inconsciencia de su corta edad! ¡Pero… creo
que no es ella la única que ha faltado a sus deberes de la más simple
humanidad, sino sus mayores, que han descuidado conducirla por el buen
camino y hacerle ver con suaves palabras que martirizar a los débiles es
un pecado que ni el mismo Creador perdona! ¡Por lo tanto, solicito seáis
clementes con ella!
Acallados los silbidos y los aplausos motivados por la feliz peroración del
escarabajo, mucho más elocuente que la de algunos mortales que llegan a
altas posiciones, se reunió el tribunal para deliberar sobre el castigo que
merecía tan despiadada muchacha.
Breves momentos después, el ujier, que para este caso era un alargado
alguacil, leyó gravemente la sentencia…
“¡La niña Azucena, será condenada a sufrir los mismos martirios que ella
ha impuesto a las indefensas mariposas!”
Una salva de atronadores aplausos se siguió a la lectura y los insectos
todos, ante la orden del hada, se encaminaron a sus respectivas tareas, ya
que las primeras claridades del día anunciaban bien pronto la llegada del
sol.
Azucena, aquella mañana se levantó del lecho algo preocupada con el
sueño, pero ante la presencia de los padres y con la confianza que inspira
la luz, olvidó la pena impuesta por los insectos y reinició la cruel cacería
con la temible red, que no paraba hasta atrapar los hermosos lepidópteros.
Pero la fría cazadora no contaba con la ejecución de la sentencia del
tribunal nocturno.
No bien comenzó su inconsciente persecución, fue atacada por un
verdadero ejército de miles de abejas y de avispas, qué bien pronto
convirtieron la cara de la muchacha en algo imposible de reconocer por el
color y la hinchazón.
En vano la infeliz gritaba pidiendo socorro y tratando de defenderse de tan
brutal ataque. Las abejas y avispas, poseídas de un ciego furor,
continuaron su obra hasta que la niña, casi desvanecida, fue sacada de
tan difícil situación por los padres, que inmediatamente la condujeron a su
habitación para hacerle la primera cura de urgencia.
Azucenita, tardó varios días en mejorarse de tan terribles picaduras y
cuando volvió a su jardín recordó la dura lección de los insectos y nunca
mas volvió a cazar mariposas ni cometer actos de crueldad con los
indefensos animalitos de los dominios de la hermosa hada, que tan bien la
había aconsejado.